Comarca

Pueblos de la Serranía de Ronda condenados a la exclusión financiera

Genalguacil sólo dispone de dos días a la semana para poder sacar dinero en una oficina de Unicaja. // José Gallardo - Serranía Comunicación

Genalguacil sólo dispone de dos días a la semana para poder sacar dinero en una oficina de Unicaja. // José Gallardo - Serranía Comunicación

De los 22 municipios de la provincia sin cajero automático, 15 pertenecen a la comarca y sus vecinos se ven obligados a trasladarse al pueblo más cercano para realizar trámites bancarios

11 Dec 2019 - 19:53 // Charry TV Noticias

María José García

Desde hace al menos una década, los vecinos que residen en 15 municipios de la Serranía de Ronda se han acostumbrado a vivir sin contar con un cajero automático en su propio pueblo. En la provincia de Málaga ascienden a 22 las localidades sin una oficina en la que los habitantes puedan realizar sus trámites bancarios. El cierre de sucursales comenzó a hacer mella en las localidades de unos cientos de habitantes al comienzo de la crisis y, a día de hoy, los vecinos viven esta exclusión financiera con resignación. 

“En Júzcar no tenemos ni cajero ni una oficina bancaria. Están quitando sucursales en Ronda, pues imagínate poner un cajero aquí en Júzcar”, sostiene Francisco Lozano, alcalde de Júzcar (PP)

Asegura que los representantes de las entidades bancarias con los que ha tratado de negociar la instalación de un cajero automático o de una oficina bancaria aducen que el gasto sería inviable: “Lo hemos intentado con varias sucursales, incluso les hemos ofrecido un local gratis para que presten el servicio, y nada”.

Júzcar, en pleno Valle del Genal, tiene unos 220 habitantes. Para sacar dinero la gran mayoría se traslada hasta Ronda, a unos 22 kilómetros. “Cogen el autobús que sale por la mañana y llega al mediodía, y aprovechan para hacer sus compras”, agrega Lozano. En el caso de las personas mayores que no pueden desplazarse hasta nuestra ciudad, son sus familiares y conocidos quienes los llevan y aquí realizan las gestiones pertinentes. Una situación que se vive con relativa normalidad desde hace al menos diez años.

El PSOE a través de su portavoz en la Diputación provincial, José Bernal, y de la diputada provincial, Gema Ruiz, presentaba ayer la campaña “Pueblos con vida”, para reclamar a la Diputación de Málaga el emprendimiento de medidas que palien la exclusión financiera y que provoquen el arraigo de la población en el territorio ante la creciente despoblación que afecta a la zona y la progresiva eliminación de cajeros automáticos en municipios de la provincia. 

“La gente ya se ha resignado, porque les decían o un día o nada, y antes de que te lo quiten... Los bancos miran por lo que miran, no por los pueblos y la gente mayor”, explica el alcalde de Jimera de Líbar, Francisco Lobo (PP). El municipio consta de unos 400 habitantes y gracias a los visitantes roza los 800 los fines de semana.

Allí un empleado de Unicaja abre un local exclusivamente los miércoles por la mañana para que los vecinos puedan gestionar su economía y obtener dinero en efectivo. “A las personas mayores que no tienen coche y necesitan ir al pueblo de al lado por una urgencia, las hemos llevado, en mi caso con mi vehículo propio”, afirma el regidor. El cajero más cercano se encuentra en Cortes de la Frontera, a unos 7 kilómetros, donde existen sucursales de La Caixa, Cajamar y Unicaja. 

“La gente se ha adaptado, suelen esperar a los miércoles para sacar lo que necesiten, y calculan lo que necesitan para la semana”, matiza Lobo, y se pregunta: “Ya que los bancos tienen obras sociales, ¿por qué no apoyan a los pueblos?”.

Por su parte el alcalde de Genalguacil, Miguel Ángel Herrera (PSOE), incide en ese pesimismo:“Las perspectivas no son de mejorar, pasarán diez años y seguiremos hablando de lo mismo. En los últimos 50 años han querido centralizarlo todo, para hacerlo más económico para unos cuantos, pero como sigamos así estamos abocados a desaparecer”.

Con sus 390 habitantes, en Genalguacil tienen la opción de realizar sus gestiones económicas y de sacar dinero los martes y jueves, gracias a la visita de un empleado de Unicaja que el pueblo comparte con Jubrique. Los genalguacileños tienen el cajero más cercano en Gaucín, a 35 minutos en coche. 

“Antes las cajas de ahorro no ganaban mucho dinero, pero hacían un servicio social. Ahora ese servicio se ha perdido”, son las palabras de Eugenio Márquez, alcalde de Benalauría (PSOE). Sus vecinos disponen del servicio que presta un empleado de Unicaja los martes y los viernes por la mañana. El resto de días ese trabajador se desplaza hasta Benadalid, Jimera de Líbar, y la Estación de Cortes.

“El servicio no es excelente, es muy mejorable, pero el trabajador que viene es buen profesional, si tiene que dedicarle más tiempo a una persona mayor se la dedica”, argumenta Márquez.

Comentarios

Escribir Comentario Nombre: Email: Comentario:
Sitio Web Diseñado y Desarrollado por Andrés Ramírez Lería