Colaboradores

Fiesta, Feria, Goyesca, toros y caballos

Imagen de una de las últimas ediciones del Concurso Exhibición de Enganches  // CharryTV

Imagen de una de las últimas ediciones del Concurso Exhibición de Enganches // CharryTV

Artículo de opinión de Francisco Márquez

17 Jul 2019 - 17:05 // Charry TV Noticias

Francisco Márquez

Desde hace casi 20 años se unen estos cinco vocablos en unos días grandes para Ronda, con una proyección nacional e internacional sin parangón. La Real Maestranza de Caballería de Ronda y con la estrecha colaboración del Ayuntamiento, en cooperación con Francisco Rivera y el Club de Enganches han mantenido un fin de semana taurino e hípico que ha atraído a Ronda a miles de visitantes y, lo que es más importante, ha dado un protagonismo nacional a esta ciudad en todos los medios de comunicación.

No hay día del año en que esta ciudad tenga un protagonismo comparable, que ya quisieran y buscan muchas ciudades de mayor tamaño. No ha sido fácil, pues la competencia es infinita, tanto en carteles taurinos como en ofertas que el Club de Enganches recibe de otros ayuntamientos.

Ese fin de semana, en el que Ronda aparece en todos los medios y los visitantes comentan con admiración, vuelven y atraen a otros, es un raro privilegio que no tiene garantizado su futuro y que entre todos deberíamos saber mantener.

Sería una imprudencia intentar separar los espectáculos, dificultar la Goyesca porque algún año no coincida con la feria local o incomodar a los propietarios de los mejores carruajes de España, que proporcionan a Ronda un espectáculo sólo comparable al que dan en Sevilla, también en cooperación con su Real Maestranza y con la colaboración del Ayuntamiento hispalense. En busca de decisiones que persigan el interés general y la visión del largo plazo, y que sean ajenas al amor propio y la precipitación, intento con este texto aclarar, unir y buscar consenso y acuerdo en beneficio de una visión amplia de Ronda y su relevancia nacional.

Respeto a la iniciativa privada

La RMR es una institución privada propietaria de su plaza de toros. No recibe subvención ni ayuda directa alguna del Ayuntamiento. Está obligada a cumplir la ley: presentar las cuentas, auditarlas, en fin, cumplir con toda la legislación vigente. A nada más. Al igual que otras empresas, negocios o clubes que no tienen subvención municipal.

Es una entidad ejemplar y un tesoro para Ronda. Pone en el mapa a Ronda en mundos historiográficos, deportivos, archivísticos y culturales en los que no ha estado presente desde el siglo XIX. Organiza becas de estudio, conciertos, conferencias, exposiciones, etc. Es la única institución de Ronda que hace eso. Pero no lo hace porque esté obligada, sino por su voluntad de excelencia. Sólo su junta general puede exigirle.

En un estado de derecho la RMR no debería, al menos en teoría, tener la menor preocupación con el Ayuntamiento, siempre que cumpla con la legislación vigente en un contexto de libertad de empresa y de iniciativa y propiedad privadas. Es el Ayuntamiento, por el contrario, el que está obligado a respetar a las entidades privadas, en lugar de forzarlas o criticarlas en los medios si sus decisiones no coinciden con los deseos de los munícipes. Es decir, ayudar y colaborar a la labor de la Real Maestranza sin presionar ni pedir nada a cambio. Ya sabemos que tiene poder para paralizar, pero su papel es el contrario.

El empresario que la RMR ha elegido para llevar los festejos de su plaza de toros no tiene ninguna obligación con el Ayuntamiento lo tiene tan sólo con la Real Maestranza, que se lo exige. Su obligación es organizar una corrida de relevancia nacional que coloque ese día a Ronda en el centro de la tauromaquia. Para poder llevar a cabo esa exigencia, el empresario ha de ser quien decida la oportunidad, fecha y cartel de la corrida. Y el papel del Ayuntamiento es el de colaborar, ayudar y facilitar. La empresa lo merece. Su éxito, el del empresario, es el de todos.

La Goyesca y la Feria 

Las empresas taurinas, como las casetas de escopetas de feria o los toboganes, acuden a las ferias locales en busca de consumidores de sus productos. Hay corridas en las ferias siempre que los feriantes locales llenen la plaza. La feria de Ronda es una fiesta local a la que acuden pocos forasteros y la goyesca es una fiesta regional (ya no nacional) a la que apenas acuden rondeños. La coincidencia de las fechas de ambos eventos es buena para la feria, aunque quizás no para la goyesca. De hecho lo han estado siempre que fue posible. No se entiende que el ayuntamiento o las peñas critiquen al empresario porque tiene “intereses particulares”. Claro. Cerrar un buen cartel y tener éxito, un éxito que se reparte e incide en Ronda. Traer a Ronda cuatro mil aficionados. Y llevar el nombre de Ronda y su goyesca a toda la prensa nacional.

El Concurso de Enganches de Ronda

Los primeros concursos de enganches de Ronda se organizaron a imitación de los de Jerez. En los primeros años, la mayor parte de los carruajes presentados eran de la familia Atienza y el resto de amigos a quienes les pedía el favor de que acudiesen. A mediados de los ochenta, a instancias de la Real Maestranza, el Real Club de Enganches organizó ese concurso-exhibición, con el cuidado y la exigencia que siempre tienen y actualmente es, junto con el de Sevilla, el más importante de España. Por esto se transmite por televisión, porque es un lujo y un privilegio para Ronda.

El concurso de enganches supone un coste para el Ayuntamiento y la Real Maestranza, que se lo reparten a partes iguales. Pero mucho mayor es el coste para quienes traen sus carruajes. El público no sabe el coste y el esfuerzo que significa el traslado de carruajes, guarniciones y uniformes antiguos. Se podría calificar este evento como insustituible, entre otras cosas, por la dificultad de encontrar o arreglar una pieza en mecanismos con dos siglos de vida.

Los aficionados que pueden permitirse el lujo de mantener vivos tan costosos equipos y que alcanzan la excelencia en la doma, presentación y calidad de carruajes y guarniciones vienen a Ronda cada año por su excelente relación con la Maestranza (al igual que en Sevilla), la cariñosa acogida que se les dispensa y el disfrute de la corrida goyesca y la de rejones, a la que acuden invitados por la RMR.

Hay que agradecérselo extremadamente, hacerles la vida fácil, ponerse a su disposición, comprender que es un inmenso favor el que hacen a la ciudad y, naturalmente, el ayuntamiento está obligado a ayudar y poner todo lo necesario para que ningún año falten y para que vuelvan contentos. Naturalmente, hay otros ayuntamientos están haciendo ofertas al Club de Enganches con el fin de tener en sus ciudades ese espectáculo único, y sería una lástima que una tradición de 35 años, hilada, cuidada y mantenida con tanto afecto y calor por parte de la RMR se interrumpiese por exigencias o un inadecuado trato por parte del Ayuntamiento.

El concurso-exhibición de enganches de Ronda supone un enorme esfuerzo, tanto económico como de organización, por parte de los mejores aficionados y profesionales del enganche de España, permite a Ronda el privilegio de tener un espectáculo del máximo nivel europeo, que atrae cada vez más visitantes y aficionados, que se da a conocer en toda España -al televisarse y explicarse por un maestrante experto- completa brillantemente la novillada, la corrida goyesca y la corrida de rejones. Todo ello hace que Ronda protagonice esos días los medios de comunicación y reciba más de cuatro mil visitantes que llena los hoteles y restaurantes de la ciudad. Este conjunto no debe perderse ni debilitarse.

Conclusión

La RMR tiene la confianza puesta en el empresario de la plaza, que ha demostrado buen hacer, exigencia y profesionalidad. Tiene derecho a elegir la fecha en que se den festejos taurinos. Lo importante para Ronda y, en consecuencia, lo que esta RMR quiere hacer, es que peregrinen a Ronda más de cuatro mil aficionados, que la goyesca y el concurso de enganches tengan relevancia en toda la prensa nacional, de modo que Ronda esté presente en los medios todo ese fin de semana, sin olvidar el juicio y opinión de esos miles de visitantes que constituyen un turismo de la máxima calidad. Ese fin de semana, con la goyesca, los enganches y los rejones llevan la imagen de Ronda por toda España y hace que quieran volver quienes presenciaron esos espectáculos. La importancia para Ronda de estos festejos es enorme.

Es una fortuna que hayan podido mantenerse tantos años pese a la competencia en entretenimientos, las ofertas de otros ayuntamientos al Club de Enganches, la escasa cabida de la plaza de toros de la RMR, la mala comunicación que tiene Ronda. El Ayuntamiento debería cuidar este conjunto con todo esmero y cariño, lejos de imponer fechas sin sentarse con todas las partes implicadas.

Esta presentación nacional de Ronda nada tiene que ver con las peñas o las casetas de la feria, a las que el Ayuntamiento también debe cuidar, naturalmente, pero sin poner en peligro este difícil logro si algún año las fechas no coinciden.

Esta humilde opinión esta realizada para intentar arrojar luz a tanta polémica infructífera y con el afán de que ojalá se llegue a buen entendimiento porque estoy seguro que un buen fin es la mejor de las noticias para la Ciudad, Ronda.

No entraré a valorar lo que son nuestras Fiestas, sin Feria Taurina, sin Goyesca y sin Caballos, eso júzguenlo ustedes mismos.

Comentarios

Escribir Comentario Nombre: Email: Comentario:
Ibanovios@hotmail.com
Me dirijo a su persona como aficionado a los enganches que soy
Me párese una falta de respeto por parte del señor Rivera al pueblo de ronda el cambio de fecha de la corrida
Si si abuelo levantara la cabeza solo volvería a done esta con tal de no ver esa degradación
Solo le puedo decir que su abuelo era un caballero que creo que a su Nieto le falta
Y decirle a señor Rivera que sin nada vino y sin nada se irá
Solo las personas grandes se quedan para los anales de la historia
24 Jul 2019 - 21:08
Sitio Web Diseñado y Desarrollado por Andrés Ramírez Lería