Colaboradores

Lo que de verdad importa

Nos perdemos en debates irrelevantes en lugar de atajar los verdaderos retos de nuestra ciudad // Manolo Guerrero

Nos perdemos en debates irrelevantes en lugar de atajar los verdaderos retos de nuestra ciudad // Manolo Guerrero

Artículo de opinión de Manolo Guerrero

03 Sep 2019 - 18:08 // Charry TV Noticias

Manolo Guerrero 

Acabaron los festejos taurinos y continúa la polémica porque la novillada, la Goyesca y los Rejones se hayan celebrado este año antes de la Feria de Pedro Romero. Desde que se conoció que el empresario de la plaza, Francisco Rivera, había tomado una decisión “unilateral”, como la ha definido hoy la alcaldesa, Mª Paz Fernández, hemos asistido a un cruce de declaraciones entre el Consistorio y el mayor de los hermanos Rivera y de comunicados, aunque en este caso por la fecha del Concurso-Exhibición de Enganches, al que se sumaron la Real Maestranza de Caballería y el Real Club de Enganches de Andalucía.

El que les escribe es partidario de que la única feria nacional dedicada a un torero se celebre durante la primera semana de septiembre. Y que, por supuesto, incluya los espectáculos taurinos dentro de su programa, aunque los organice una empresa privada. Y añado que me gustaría que volviera el Lunes de Resaca para que los que trabajamos en los medios de comunicación, bares o restaurantes tengamos un día para descansar después de echar muchas horas y tener poquito tiempo para disfrutar.

Con lo que no estoy tan de acuerdo es con la magnitud que puede alcanzar en esta ciudad que una corrida de toros se adelante… y lo poco que protesta y se moviliza el rondeño de a pie frente a los agravios por parte de todas las administraciones que venimos sufriendo respecto a otras comarcas desde hace décadas.

Recuerdo en el 92 cuando mis padres me llevaron a visitar la Expo de Sevilla. Cerca del cruce de Utrera había un cartelón gigante que se ha mantenido hasta hace poco que rezaba: “Autovía Sevilla – Costa del Sol, por Ronda”. Casi una década después me fui a estudiar a la capital hispalense, con la que no estábamos ni estamos conectados por tren. De la autovía solo quedaba ese cartel y tardaba más de tres horas en llegar a la Estación del Prado de San Sebastián en un autobús de Los Amarillos que no destacaba precisamente por sus prestaciones, al que solía fallarle el aire acondicionado y que paraba en pueblos que hasta entonces ni sabía que existían.

Vivimos en una época en la que los indignados por redes sociales se multiplican. En la que mucha gente busca a alguien a quien utilizar como diana de sus críticas, en algunos casos desmedidas. Y en la que parece más grave la fecha de un evento que seguir siendo la única cabecera de comarca andaluza sin autovía; que tu vecino no recoja las caquitas de su perro que tener menos oportunidades para cursar estudios universitarios de las que tenían los rondeños en los 90; o que alguien haya aparcado mal y tengas que dar varias vueltas con el coche mientras solo puedes ver a tu hijo y tu sobrina en Navidad y en contados fines de semana, cuando hay vuelos baratos y los horarios cuadran, porque tienen que irse a trabajar a Berlín o Londres ya que aquí, como mucho, les ofrecen un contrato temporal y un sueldo con el que no llegarían a final de mes.

Ronda tiene muchas virtudes. Es una de las ciudades más bellas del mundo. Es segura en comparación con cualquier capital y localidades de similar población. Hay buena gente. Y es el lugar en el que, después de vivir en varios sitios, me gustaría pasar el resto de mis días. Pero nunca he visto en el conjunto de la ciudad el sentido de la colectividad. Luchar por conseguir metas comunes para todos como hicieron hace unos meses en Linares más de 30.000 vecinos (en una ciudad de 60.000 habitantes) para exigir al Gobierno la creación de puestos de trabajo en el municipio con la tasa de paro más alta del país.

Por cierto, la situación de desempleo en Linares viene ahora derivada en gran medida por el cierre de Santana Motor, que a comienzos de los 90 intentó sin éxito instalarse en Ronda… y todavía algún concejal de aquella época se jacta de que una empresa que creó cientos de puestos de trabajo se fuese a Jaén. Aunque no creo que este dato pueda extrañarle a nadie cuando hasta empresas rondeñas como MGI han tenido que montar su centro logístico en otros lugares, en este caso Antequera, por las pocas facilidades que recibieron en su tierra.

Ahora hemos sabido que nos dejan sin conexión directa en tren con Granada, donde estudian decenas de rondeños y desde donde nos visitan cientos de turistas. Como nos han dejado sin tantas cosas desde que tengo uso de razón. Y por mucho que busco en redes sociales, no encuentro cuándo y dónde nos vamos a manifestar. Mañana lo seguiré intentando, por si tengo más suerte.

Comentarios

Escribir Comentario Nombre: Email: Comentario:
Nacho
No se puede explicar mejor
03 Sep 2019 - 19:23
Uno cansado de esperar
Las verdades duelen Manolo, pero parece que en este pueblo no causan ni picor, asi nos va.
03 Sep 2019 - 21:26
Trinidad Sánchez luque
Toda la razón y más pero los rondeños somos así nos quejamos pero nadie se mueve y si alguien lo hace se encuentra solo.
04 Sep 2019 - 16:21
Sitio Web Diseñado y Desarrollado por Andrés Ramírez Lería