Ronda > Sociedad

John y Margareth Harris, los primeros pastores de la Iglesia Evangélica de Ronda

Familia Harris en el año 1906 // Mamen Teston

Familia Harris en el año 1906 // Mamen Teston

Amenazas, pintadas en la fachada y hasta dos intentos de asesinato. Así fue la vida de este matrimonio británico a su llegada a Ronda a comienzos del siglo XX.

15 Jun 2021 - 16:38 // Charry TV Noticias

Más imágenes

Protestantes de Ronda frente al Arco de Felipe V en 1909 // Mamen Teston
Protestantes de Ronda frente al Arco de Felipe V en 1909 // Mamen Teston

Paloma González

“Ni la propia Iglesia conocía una parte de su historia”, asegura la pastora de la Iglesia Evangélica AD de Ronda, Mamen Teston, quien ha realizado un trabajo de investigación, en el marco de sus estudios de teología, para esclarecer los orígenes del protestantismo en la Serranía.

Según este estudio, es a partir de 1880 cuando la religión protestante comienza a tomar fuerza en la comarca gracias a la llegada de colportores de Málaga, como Manuel Carrasco, que se dedicaban a vender Biblias y literatura cristiana.

Otro factor importante fue el inicio de las obras del ferrocarril. Su construcción estaba a cargo de una empresa británica que trae a muchos obreros protestantes procedentes de Gibraltar que comparten con los rondeños de la época su manera de entender el cristianismo.

Sin embargo el primer misionero que llega a instalarse en Ronda es John Harris. Este inglés ya había trabajado en Cádiz pero decidió adentrarse en la sierra, llegando hasta nuestra ciudad a finales de 1906. Su deseo era poder establecerse en la ciudad con su esposa, Margareth, y sus cuatro hijos pero la mayor parte de la sociedad de la época rechazaba su religión.

“Lo único que se sabía es que todo aquel que se apartara de la Iglesia católica era un hereje. Para muchos Lutero era, por lo menos, hijo de Satán. Y es que la gente tenía muchos prejuicios y miedos”, explica Mamen. Esto se demuestra, por ejemplo, en las dificultades que tuvieron para encontrar una casa: “Una mujer mayor llegó a decirle que prefería morirse a alquilarle su casa”.

Cinco meses después de su llegada, John pudo instalarse pero los problemas no cesaron. Su familia recibía cartas amenazantes, les pintaban la fachada e incluso intentaron detonar su vivienda hasta en dos ocasiones. "El segundo paquete contenía pólvora y clavos; y éste sí que hizo daño en la estructura de la casa. Gracias a Dios a él ni a su familia les pasó nada".

No obstante, la familia Harris también encontró el apoyo de un pequeño sector de la sociedad y permaneció en nuestra ciudad hasta el año 1921, cuando John enferma y decide volver a su tierra. Murió un año después y la congregación se quedó huérfana hasta la llegada de un nuevo matrimonio ya en los años 30.

Mamen asegura que haber realizado este trabajo le ha proporcionado una gran satisfacción ya que durante su desarrollo ha tenido la oportunidad de conocer a familiares directos de los Harris. Pero lo más importante, insiste, es haber podido esclarecer una parte importante de la historia de la que no se tenía constancia y a la que ahora ponen nombres, apellidos, datos y hasta imágenes.

Comentarios

Escribir Comentario Nombre: Email: Comentario:
Desarrollo y Diseño Web Sevilla Andrés Ramírez Lería