Colaboradores

Sobre la manifestación para la mejora en las carreteras de la Serranía de Ronda

Cartel anunciador de la manifestación del próximo domingo  // CharryTV

Cartel anunciador de la manifestación del próximo domingo // CharryTV

Artículo de opinión de Manolo Guerrero

25 Apr 2018 - 22:53 // Charry TV Noticias

Manolo Guerrero

No sabría decir qué comí ayer pero, aunque era todavía un niño que iba al colegio, me acuerdo perfectamente de aquel 28 de abril del 89. El día en que Ronda se echó a la calle para pelear por su Caja de Ahorros, una entidad que un rondeño adelantado a su tiempo como Juan de la Rosa convirtió en un referente para todo el país.

No se consiguió el objetivo, pero en la conciencia de los dos impulsores de esa manifestación, Miguel Coronel y José Aurelio Fernández Baca y en la de los 5.000 rondeños que entonaron aquello de "Ronda sin su Caja, hambre mañana", seguro que quedó un sentimiento de alivio, de hacer lo que se debe y de luchar hasta el último suspiro por el bien de todos. Por lo que era justo. Por el futuro. 

Esta misma semana se cumplen 29 años de aquel día. Casi tres largas décadas en las que los rondeños y serranos no hemos sido capaces de empujar a nuestros políticos a instar a las demás administraciones a saldar sus deudas históricas con la Serranía y a que señores muy bien vestidos y con una oratoria basada en el argumentario fácil dejen de venir aquí cada cuatro años a regalarnos el oído por su propio interés. Porque para ellos somos un pueblo bonito y turístico, pero que es capital de una comarca que no alcanza los 70.000 habitantes. 

No somos un simple número, ni un puñetero voto. Aquí hay familias que viven separadas porque los 50 kilómetros de carretera a la Costa del Sol se convierten en como mínimo una hora de trayecto en la que te juegas el pellejo. Hay gente, demasiada, que perdió a seres queridos por culpa de las carreteras. Empresas que no invierten ni crean puestos de trabajo porque, aunque estamos situados en pleno corazón de Andalucía, llegar hasta aquí se convierte en un martirio. Jóvenes que dejan sus estudios, por ejemplo los musicales, porque sus padres prefieren su seguridad a una formación mejor. Y enfermos que tardan en llegar a un hospital de referencia para ser tratados de urgencia en algunos casos el doble de tiempo que un ciudadano de casi cualquier otro lugar.

Cinco de las 10 peores carreteras de la provincia están en nuestra comarca, donde se registra un número de accidentes muy superior al de zonas que nos duplican e incluso triplican en población y en vehículos. Y el resultado de esta inacción, de los proyectos que quedaron guardados en cajones y de que muchos que ocuparon sillones antepusiesen las siglas de sus partidos al bienestar de quienes los votaron es el panorama que tenemos hoy, con prácticamente la misma población que hace un siglo, con una media de edad mucho mayor y pueblos cada vez más vacíos y aislados. Una comarca muerta y sin perspectivas de cambio.

En aquella manifestación del 89 no conseguimos que la Caja se quedase aquí. Era imposible, pero la unión de todo un pueblo entorpeció las maniobras de los que tenían la sartén por el mango. Ahora, tenemos la oportunidad de dar visibilidad al problema que nos ahoga e impide el desarrollo y el crecimiento de la Serranía de Ronda. Y, como entonces, esas ganas de luchar han salido de la calle, canalizadas por la Plataforma Autovía Ronda Ya. Pequeños empresarios, currantes, funcionarios o estudiantes. 

Una batalla en la que no hay otros intereses que afrontar el día de mañana en las mismas condiciones que un ciudadano de otra comarca malagueña o andaluza. El domingo es el día para exigir a los que realizan el reparto de presupuestos que nacen de nuestros impuestos que se acuerden de una vez de nosotros. Que ya nos toca. Y eso solo lo vamos a conseguir peleando juntos.    

Comentarios

Escribir Comentario Nombre: Email: Comentario: